Lo Último

Si eres Autor prueba la opción Entrada Nueva en la pestaña Entradas. Utiliza Chrome para ver el blog completo.

Date de alta como Autor en Universo Mágico Público

Comunidades para disfrutar de la Astronomía: Universo Mágico - Astronomy Lab - Space Roads

Colecciones de Google Plus para disfrutar del Universo: Astronomía en fotos - Astronomía en vídeo

Galaxy NGC 4945


This image is a colour composite made from exposures from the Digitized Sky Survey 2 (DSS2). The field of view is approximatelly 3.0 x 3.0 degrees. As NGC 4945 is only about 13 million light-years away in the constellation of Centaurus (the Centaur), a modest telescope is sufficient for skygazers to spot this remarkable galaxy. NGC 4945’s designation comes from its entry number in the New General Catalogue compiled by the Danish–Irish astronomer John Louis Emil Dreyer in the 1880s. James Dunlop, a Scottish astronomer, is credited with originally discovering NGC 4945 in 1826 from Australia.



Other observations have revealed that NGC 4945 has an active galactic nucleus, meaning its central bulge emits far more energy than calmer galaxies like the Milky Way. Scientists classify NGC 4945 as a Seyfert galaxy after the American astronomer Carl K. Seyfert, who wrote a study in 1943 describing the odd light signatures emanating from some galactic cores. Since then, astronomers have come to suspect that supermassive black holes cause the turmoil in the centre of Seyfert galaxies. Black holes gravitationally draw gas and dust into them, accelerating and heating this attracted matter until it emits high-energy radiation, including X-rays and ultraviolet light. Most large, spiral galaxies, including the Milky Way, host a black hole in their centres, though many of these dark monsters no longer actively “feed” at this stage in galactic development.

Credit:
ESO/Digitized Sky Survey 2. Acknowledgment: Davide De Martin

Una protoestrella resplandece intensamente remodelando su guardería




    Esta imagen, tomada por ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), en Chile, muestra brillante polvo dentro del proto cúmulo NGC 63341. Estudiando esta nube de formación estelar, que se encuentra en la nebulosa Pata de Gato (NGC 6334), con ALMA y con el conjunto SMA (Submillimeter Array), los astrónomos de Hawái pudieron ver que estaba ocurriendo algo impresionante que estaba cambiando por completo esta guardería estelar en un período sorprendentemente corto de tiempo.

    Se sabe que las estrellas jóvenes se forman dentro de proto cúmulo cuando las bolsas de gas se vuelven tan densas que empiezan a colapsar bajo su propia gravedad. Con el tiempo, se forman discos de polvo y gas alrededor de estas estrellas nacientes que canalizan el material hacia sus superficies, ayudándoles a crecer.

    Sin embargo, esta nueva imagen de ALMA muestra una protoestrella masiva, ubicada en las profundidades de esta guardería estelar cargada de polvo, que se encuentra en una etapa de intenso crecimiento provocada, probablemente, por una avalancha de gas sobre su superficie. Este nuevo material que la alimenta hace que la protoestrella brille casi 100 veces más que antes. El descubrimiento de este arranque de brillo apoya la teoría de que las estrellas jóvenes pueden experimentar fases de intenso desarrollo acelerado capaces de remodelar su entorno.













Crédito: ALMA (ESO/NAOJ/NRAO); C. Brogan, B. Saxton (NRAO/AUI/NSF) 

La brillante galaxia del frisbee del Hubble

La brillante galaxia del frisbee del Hubble

Fecha: 20 de marzo de 2017


Fuente: NASA / Goddard Space Flight Center

Resumen:
Hubble capturó una sección transversal de NGC 1448, una galaxia espiral situada a unos 50 millones de años luz de la Tierra.

HISTORIA COMPLETA

Esta imagen de la Wide Field Camera 3 (WFC3) de Hubble muestra una sección de NGC 1448, una galaxia espiral situada a unos 50 millones de años luz de la Tierra en la poco conocida constelación de Horologium.
Crédito: ESA / Hubble y NASA

Esta imagen de la Wide Field Camera 3 (WFC3) de Hubble muestra una sección de NGC 1448, una galaxia espiral situada a unos 50 millones de años luz de la Tierra en la poco conocida constelación de Horologium. Tendemos a pensar en las galaxias espirales como cuerpos celestes masivos y aproximadamente circulares, por lo que este óvalo brillante no aparece inmediatamente para ajustarse a la cuenta visual. ¿Que esta pasando?

Imagine una galaxia espiral como un frisbee circular girando suavemente en el espacio. Cuando lo vemos frente a frente, nuestras observaciones revelan una cantidad espectacular de detalle y estructura - un gran ejemplo de Hubble es la vista del telescopio de Messier 51, también conocida como la galaxia Whirlpool. Sin embargo, el NGC 1448 frisbee es muy cerca de borde con respecto a la Tierra, dándole una apariencia que es más ovalada que circular. Los brazos espirales, que se curvan fuera del núcleo denso de NGC 1448, apenas pueden ser vistos.

Aunque las galaxias espirales pueden aparecer estáticas con sus formas pintorescas congeladas en el espacio, esto está muy lejos de la verdad. Las estrellas en estas espectaculares configuraciones en espiral se mueven constantemente mientras orbitan alrededor del núcleo de la galaxia, mientras que las que están en el interior hacen que la órbita sea más rápida que las que se encuentran más allá ".

Esto hace que la formación y la continuación de la existencia de los brazos de una galaxia espiral sean algo de un rompecabezas cósmico, porque los brazos envueltos alrededor del núcleo giratorio se volverán herméticos con el paso del tiempo, pero esto no es lo que vemos. Esto se conoce como el problema de bobinado.

Fuente de la historia:

Materiales provistos por el Centro de Vuelo Espacial de la NASA / Goddard.

Galaxy Cluster MACS J0025.4-1222

A powerful collision of galaxy clusters has been captured by NASA's Hubble Space Telescope and Chandra X-ray Observatory. This clash of clusters provides striking evidence for dark matter and insight into its properties. The observations of the cluster known as MACS J0025.4-1222 indicate that a titanic collision has separated the dark from ordinary matter and provide an independent confirmation of a similar effect detected previously in a target dubbed the Bullet Cluster. These new results show that the Bullet Cluster is not an anomalous case.



MACS J0025 formed after an enormously energetic collision between two large clusters. Using visible-light images from Hubble, the team was able to infer the distribution of the total mass — dark and ordinary matter. Hubble was used to map the dark matter (colored in blue) using a technique known as gravitational lensing. The Chandra data enabled the astronomers to accurately map the position of the ordinary matter, mostly in the form of hot gas, which glows brightly in X-rays (pink).

As the two clusters that formed MACS J0025 (each almost a whopping quadrillion times the mass of the Sun) merged at speeds of millions of miles per hour, the hot gas in the two clusters collided and slowed down, but the dark matter passed right through the smashup. The separation between the material shown in pink and blue therefore provides observational evidence for dark matter and supports the view that dark-matter particles interact with each other only very weakly or not at all, apart from the pull of gravity.


Credit: NASA, ESA, CXC, M. Bradac (University of California, Santa Barbara), and S. Allen (Stanford University)

Abell 30: Rayos X de una Nebulosa Planetaria Renacida

Abell 30: Rayos X de una Nebulosa Planetaria Renacida


Ver longitudes de ondaCompositeX-rayOptical

Esta imagen compuesta muestra una nebulosa planetaria, Abell 30, situada a unos 5500 años luz de la Tierra.

La imagen grande y la inserción muestran datos de rayos X y ópticos de Chandra, XMM-Newton, HST y KPNO.

Una nebulosa planetaria se forma en la última etapa de la evolución de una estrella parecida al sol.

La evolución del A30 se estancó y volvió a ponerse en marcha, de modo que la nebulosa planetaria renació, una fase especial y raramente vista de la evolución.

Estas imágenes de la nebulosa planetaria Abell 30, (a.k.a. A30), muestran una de las vistas más claras jamás obtenidas de una fase especial de evolución para estos objetos. La imagen de inserción a la derecha es una vista en primer plano de A30 que muestra datos de rayos X del observatorio de rayos X de Chandra de la NASA en datos del telescopio espacial púrpura y del Hubble (HST) que muestran la emisión óptica de iones de oxígeno en naranja. A la izquierda hay una vista más amplia que muestra los datos ópticos y de rayos X del Observatorio Nacional de Kitt Peak y el XMM-Newton de la ESA, respectivamente. En esta imagen los datos ópticos muestran la emisión de oxígeno (naranja) e hidrógeno (verde y azul), y la emisión de rayos X es de color morado.

Una nebulosa planetaria, llamada así porque parece un planeta visto con un pequeño telescopio, se forma en la última etapa de la evolución de una estrella parecida al sol.

Después de haber producido constantemente energía durante varios miles de millones de años a través de la fusión nuclear de hidrógeno en helio en su región central, o núcleo, la estrella experimenta una serie de crisis energéticas relacionadas con el agotamiento del hidrógeno y posterior contracción del núcleo. Estas crisis culminan con la expansión de la estrella cien veces para convertirse en un gigante rojo.

Finalmente, la envoltura externa del gigante rojo es expulsada y se aleja de la estrella a una velocidad relativamente tranquila de menos de 100.000 millas por hora. La estrella, mientras tanto, se transforma de un gigante fresco en una estrella compacta y caliente que produce una intensa radiación ultravioleta (UV) y un viento rápido de partículas que se mueven a unos 6 millones de millas por hora. La interacción de la radiación UV y el viento rápido con el sobre gigante rojo eyectado crea la nebulosa planetaria, mostrada por la gran concha esférica en la imagen más grande.

En raras ocasiones, las reacciones de fusión nuclear en la región que rodea el núcleo de la estrella calientan la envoltura externa de la estrella de tal manera que se vuelve temporalmente un gigante rojo de nuevo. La secuencia de eventos - eyección de envolvente seguida por un viento estelar rápido - se repite a una escala mucho más rápida que antes, y se crea una nebulosa planetaria a pequeña escala dentro de la original. En cierto sentido, la nebulosa planetaria renace.

Orion’s Belt and the Flame Nebula


This spectacular visible light wide-field view of part of the famous belt of the great celestial hunter Orion shows the region of the sky around the Flame Nebula. The whole image is filled with glowing gas clouds illuminated by hot blue young stars. It was created from photographs in red and blue light forming part of the Digitized Sky Survey 2. The field of view is approximately three degrees.

Credit:
ESO and Digitized Sky Survey 2. Acknowledgment: Davide De Martin